The Student News Site of Van Nuys High School

The Mirror

vnhsMIRROR.com

The student website of Van Nuys High School
Van Nuys, California
The Student News Site of Van Nuys High School

The Mirror

The Student News Site of Van Nuys High School

The Mirror

Sufrimiento silencioso: Explorando la inquietante realidad de la salud mental de las adolescentes

Una cantidad desproporcionada de adolescentes sufre cada vez más ansiedad y depresión, siendo las redes sociales y la pandemia los principales culpables de esto.
Los+estereotipos+nocivos+reforzados+por+las+redes+sociales+y+los+factores+estresantes+de+la+pandemia+han+provocado+un+aumento+de+la+ansiedad+y+la+depresi%C3%B3n+en+las+adolescentes.+Desafortunadamente%2C+muchos+no+hablan+por+miedo+a+ser+vistos+como+%E2%80%9Cdemasiado+emocionales%E2%80%9D.
PEXELS
Los estereotipos nocivos reforzados por las redes sociales y los factores estresantes de la pandemia han provocado un aumento de la ansiedad y la depresión en las adolescentes. Desafortunadamente, muchos no hablan por miedo a ser vistos como “demasiado emocionales”.

“Todo está en tu cabeza, solo superarlo”.

Estas fueron las palabras que los padres de la alumna Brianna Carrillo le dijeron cuando dijo que se sentía deprimida.

“Mi familia no cree en la salud mental”, dijo. “Piensan que es solo algo que usted inventa en su cabeza. Que no es real”.

La clausura por hablar de sus sentimientos y preocupaciones, era algo a lo que tenía que acostumbrarse a medida que crecía.

“Me enfrenté a muchas conversaciones en las que me dije, ‘mamá, no sé qué está mal, pero no me siento feliz y no es que no te esté agradecido, es solo que no me veo a mí misma como me ves’”, dijo Carrillo.

Desde la escuela secundaria, Carrillo luchó con la presión de discutir sus sentimientos y creencias personales con los demás, particularmente su familia.

“No sentía que tuviera suficiente ambiente para ser realmente abierta sobre mi identidad personal, con quien soy”, dijo Carrillo. “Era más como no tener suficiente apoyo y luego sentir que no puedo llegar. Realmente no podía hablar de ello porque iba a ser juzgado”.

Sentía que si no podía recibir apoyo emocional de su familia, no lo recibiría de nadie más.

“Creo que cuando estaba creciendo, con mi familia en casa, tuve que aprender de la manera difícil que no puedo ser vulnerable todo el tiempo”, dijo. “Cuando sientes que no tienes el apoyo, sientes que no puedes abrirte, porque no quieres que otras personas lo sepan. De alguna manera te cierras a cualquier apoyo disponible para ti”. La lucha de

Carrillo con la falta de comprensión y apoyo de su familia a la salud mental arroja luz sobre la dura realidad que enfrentan muchos adolescentes cuando tratan de buscar ayuda. Desafortunadamente, su historia no es única.

Una encuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que se publicó a principios de febrero de 2023 encontró que, en 2021, el 57 por ciento de las niñas de secundaria reportaron experimentar “sentimientos persistentes de tristeza o desesperanza en el último año”, en comparación con el 36 por ciento en 2011. Casi 1 de cada 3 niñas de secundaria dijeron que habían considerado el suicidio, un aumento del 60 por ciento en la última década.

Esta es una crisis cada vez mayor que continúa afectando a los adolescentes en todo el

de los Estados Unidos. “Yo trato con los estudiantes casi a diario y definitivamente ha habido un aumento en los estudiantes que se sienten deprimidos o ansiosos”, dijo la psicóloga de la escuela, Jennifer Garay.

Este aumento no es causado solo por entornos domésticos poco saludables. Con una licenciatura en psicología de California State Northridge, la Sra. Garay ha trabajado en varias escuelas como Panorama High School y Robert Fulton College Preparatory. Lo que ha notado es una combinación de ansiedad post-pandemia y la influencia generalizada de las redes sociales.

“Vimos a muchos estudiantes que tenían dificultades para regresar a la escuela en persona”, dijo. “Vemos a muchos de ellos ansiosos, no acostumbrados a estar cerca de otros estudiantes. Están regresando a un nuevo entorno, y eso podría haber sido abrumador.Ese aislamiento, no estar cerca de otros estudiantes, tener su rutina diaria de repente interrumpida y estar lejos de ese sistema de apoyo de maestros y amigos que normalmente tenían todos los días cuando venían a la escuela, causó una gran interrupción en la vida de los estudiantes”.

El advenimiento de las redes sociales resultó ser aún más influyente.

“Hay muchos factores en este momento con los adolescentes, pero creo que las redes sociales son definitivamente grandes”, dijo Garay. “Con el uso de las redes sociales, he visto crecientes problemas con la autoestima y el comportamiento ansioso. Las redes sociales se han convertido en una parte esencial de la vida de los adolescentes y eso puede ser muy influyente”.

“Obviamente en las redes sociales, la gente presenta la mejor parte de sí misma”, dijo. “Y luego entramos en muchas comparaciones. Puedes pensar que no eres lo suficientemente bueno y estás comparando constantemente. Las redes sociales podrían ser un lugar divertido, pero cuando nos consumimos con eso, necesitamos dar un paso atrás y reflexionar sobre si te está causando más daño”.

Sin embargo, parece que las niñas se ven afectadas desproporcionadamente por estos desafíos.

Según los datos de los CDC, casi el 60 por ciento de las adolescentes reportaron experimentar sentimientos persistentes de tristeza o desesperanza casi a diario durante al menos dos semanas consecutivas. En cambio, la prevalencia de esos sentimientos entre los adolescentes varones era considerablemente menor. Además, un extenso informe de 89 páginas destacó que las adolescentes se enfrentaban a mayores niveles de acoso en línea. Alrededor del 13 por ciento de las niñas habían intentado suicidarse en el último año, un porcentaje significativamente más alto en comparación con el siete por ciento de los niños.

Basándose en la experiencia personal, Carrillo enfatiza cómo las redes sociales pueden afectar negativamente las percepciones de las niñas de sí mismas, contribuyendo a sentimientos de insuficiencia y baja autoestima.

“Tienen todos estos filtros de belleza y modelos de Instagram en las redes sociales”, dijo Carrillo. “Es algo a lo que muchas chicas todavía ven y están expuestas. Pueden pensar en sí mismos como no tan hermosos como ellos, y eso puede dañar su propia imagen. Lo sé por experiencia personal”.

Las expectativas de las mujeres con frecuencia se magnifican en los medios de comunicación.

“Si ves programas de televisión y películas, la imagen de un hombre perfecto suele ser alguien que va al gimnasio, alguien que está en forma, alto y con buen aspecto”, dijo Chang. “Para las mujeres, tendes a ver más estándares en dramas y espectáculos donde es como si tuvieras que ser flaco, tienes que ser bueno, tienes que lucir de cierta manera o tienes que ajustarte a estos requisitos. O si estás demasiado flaco, necesitas comer más, estás desnutrido. Si te operas, te avergüenzas. Hay muchos de estos estándares”.

Chang dice que esta lucha por encajar en los roles prescritos a menudo lleva a los individuos a perder su sentido de identidad en la búsqueda de la aceptación. “Un gran problema es que estos niños están viendo eso y diciendo, esto es lo que tengo que ser”, dijo Chang. “A menudo se les presiona para que traten de ajustarse a esos estándares sociales y, en ese proceso, se pierden a sí mismos. Esa idea de ‘Tengo que ser así para ser aceptado en la sociedad’”.

Carillo llama la atención sobre las consecuencias perjudiciales de ignorar la salud mental de las niñas.

“La gente piensa que las niñas solo están siendo emocionales”, dijo Carillo. “Ese es el mayor problema que veo. Eso solo lleva a las niñas a descuidarse a sí mismas, y simplemente empeora cada vez más hasta que simplemente se dan por vencidas”.

El miedo al juicio y las expectativas sociales crea barreras para que las niñas discutan abiertamente sus problemas de salud mental.

“Es más un problema en el que las niñas no se sienten lo suficientemente cómodas como para abrirse sobre sus problemas mentales debido al miedo de cómo serían percibidas por sus compañeros y la sociedad, especialmente con lo desgarrada que es la sociedad en este momento”, dijo Chang.

Chang destaca los desafíos a los que se enfrentan las niñas para cumplir con las expectativas de la sociedad y el consiguiente impacto en su capacidad de expresarse libremente. Estas normas a menudo conducen a una menor probabilidad de buscar apoyo y comprensión.

“No estoy diciendo que los hombres no pasen por lo mismo que nosotros, pero para las niñas, estamos creciendo en una sociedad donde hay ciertas expectativas de nosotros”, dijo Chang. “Y ya existe esta imagen de cómo debería ser una chica. Siento que cuando se enfrentan a esas reglas sociales en las que deberían encajar, se sienten menos abiertos sobre lo que pasan, sus preocupaciones y sus problemas, porque no sienten que la gente los reconozca”.
Para las personas de color, especialmente las adolescentes, es aún más difícil buscar ayuda. Según la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, solo el 45 por ciento de las mujeres de color en los Estados Unidos con enfermedades mentales recibieron tratamiento en 2019. La Alianza señaló que, si bien el 50 por ciento de las niñas y mujeres con enfermedades mentales reciben tratamiento anual, solo el 34 por ciento de los latinos y el 33 por ciento de los negros con enfermedades mentales reciben atención de salud mental.
Las personas negras tienen un 20 por ciento más de probabilidades que la población general de vivir con afecciones de salud mental como depresión grave, trastorno de estrés postraumático y trastorno por déficit de atención con hiperactividad, según la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales.
“Las mujeres de color son más vulnerables debido a la familia y a las tradiciones que tiene una determinada familia”, dijo Carrillo. “Se siente como un movimiento equivocado y eres un poco expulsado de tu familia. Mi familia es realmente tradicional y no están de acuerdo con las mismas creencias que yo. Eso ya me ha puesto en una posición en la que no soy como todos los demás en mi familia.
Chang enfatiza la necesidad de abordar las luchas de salud mental colectivamente, sin importar el género.

“Hay diferencias en los datos para hombres y mujeres, pero siento que en lugar de enfocarnos más en eso, deberíamos tratar de ayudar a ambos en lugar de mirarlos de manera diferente y reconocer que son diferentes”, dijo Chang. “Debemos tratar de que los porcentajes de todos los adolescentes sean cero en lugar de ver que hay una diferencia. Simplemente reconocer que no va a arreglarlo”.

Al llegar a su último año, Carrillo tomó la iniciativa de establecer un club llamado el “Club de Lavanda” con el objetivo de evitar que otros adolescentes experimenten la misma ausencia de apoyo emocional que había soportado.

“Llamé a algunos de mis amigos que sé que tienen los mismos valores y experiencias similares que tuve, donde sentían que no eran capaces de ser ellos mismos o realmente ser escuchados por otros maestros o sus compañeros”, dijo Carrillo.

Carrillo dice que el club ofrece un espacio seguro para las personas. Su propósito era crear un ambiente donde los estudiantes pudieran discutir libremente los desafíos académicos o personales. El Sr. Greg, miembro del club, facilitó los círculos de comunicación, permitiendo a los estudiantes expresarse abiertamente sin sentirse presionados a cumplir con ciertas expectativas.
“También pueden venir a hablar con nosotros en caso de cualquier cosa y también tratamos de proporcionar recursos tanto como sea posible”, dijo Carrillo.

A partir de ahora, Carrillo es el presidente, mientras que Chang ocupa el cargo de tesorero. Ambos quieren mejorar el estado de los recursos de salud mental en la escuela.

“Sé que la escuela ya tiene recursos de salud mental, pero un gran problema con ella es que incluso si intentas ir a buscar ayuda, todavía necesitas el consentimiento de los padres porque todavía eres menor de edad”, dijo Carrillo. “Y eso en realidad puede ser un obstáculo para muchos niños cuya familia no cree en eso”.
La Sra. Garay también ve esto como un defecto importante.

“En la escuela, tenemos una sesión de 30 minutos aquí”, dijo. “Y luego, cuando vuelvas a clase, después de discutir un tema tan pesado, no sería justo enviar a un estudiante de vuelta y decir: ‘Bien, vuelve a la clase de matemáticas’”.

Carrillo siente que la escuela debe ser más proactiva en tratar de sacar sus recursos a los estudiantes, así como parecer más inclusivo.

“Ojalá la escuela fuera más abierta y solidaria”, dijo Carrillo. “Me gustaría que la escuela fuera más firme en promover y mostrar que la escuela es una escuela segura. Eso realmente ayudaría mucho porque solo escucharlos decir que es diferente de integrarlo. Lo tienen allí, pero no se han integrado lo suficiente en la escuela. Eso es lo que creo”.

Para hacer una integración más agresiva de los recursos disponibles para los estudiantes, Carrillo sugiere métodos más discretos para llegar.

“Siento que los estudiantes deberían tener algo donde puedan hablar de sus problemas digitalmente, como un foro donde puedan tener una conversación individual, pero no tener que ir cara a cara”, dijo Carrillo.

Chang sugiere crear un sistema de amigos a través de un esfuerzo de colaboración entre el Club Lavender y la administración.

“Queremos que nuestro club se asocie con la escuela para crear un sistema de amigos donde los oficiales o miembros del club puedan ser asignados a un estudiante que quiera ayuda, y pueden estar con ellos durante el año y hablar con ellos cuando sea necesario”, dijo. “La mayoría de los estudiantes estarían abiertos a hablar con otros estudiantes de su edad porque no estamos obligados a decir algo. Si hablaran con un compañero, serían más abiertos al respecto porque pueden relacionarse más con ellos”.

Pero si bien estas soluciones potenciales son prometedoras, a partir de ahora, Garay sugiere que los estudiantes deben comunicarse primero con las personas de su comunidad, ya sea un maestro o un consejero.

“Definitivamente es un componente comunitario”, dijo Garay. “Queremos dar a los estudiantes un ambiente seguro aquí en la escuela, donde sientan que pueden acercarse a los adultos. Ese es el primer paso para obtener ayuda, es acercarse a los adultos aquí en las escuelas. Como psicóloga escolar, creo que es muy importante conectarlos a ellos y a sus padres con los recursos de la comunidad”.

Leave a Comment
Donate to The Mirror
$385
$20000
Contributed
Our Goal

Your donation will support the student journalists of Van Nuys Senior High School. Your contribution will allow us to purchase equipment and cover our annual website hosting costs.

About the Contributor
Angelica Venturina, Print Editor-in-Chief
Angelica Venturina is the Print Editor-in-Chief. A senior now, this is her last year of journalism. She likes reading historical fantasy books, creative writing, video editing, watching Korean dramas, listening to music and playing with her cat, Chowder. Outside of journalism, Angelica is involved with TASSEL Cambodia and First Gen. In the future, she hopes to visit the Philippines again and spend time with her relatives there while enjoying Filipino street food. After graduation, Angelica wants to pursue a career as a surgical technologist.
Donate to The Mirror
$385
$20000
Contributed
Our Goal

Comments (0)

Comments are encouraged and appreciated. All comments are moderated. Please limit all comments to the topic of the post. Observe proper online behavior rules: No name-calling, profanity or personal attacks. ALL inappropriate content will be immediately removed.
All The Mirror Picks Reader Picks Sort: Newest

Your email address will not be published. Required fields are marked *