Durante la temporada baja, los Lobos se dedicaron a un entrenamiento riguroso. Con su nueva temporada a la vuelta de la esquina, están listos para avanzar y liberar el espíritu de la manada de lobos en el diamante.
Durante la temporada baja, los Lobos se dedicaron a un entrenamiento riguroso. Con su nueva temporada a la vuelta de la esquina, están listos para avanzar y liberar el espíritu de la manada de lobos en el diamante.
THE MIRROR | GIANNA IOVINO

Entrando en acción: La gira de venganza de los Lobos en el béisbol

El año pasado, el equipo de béisbol concluyó su temporada con desilusión y resentimiento. Ahora, han regresado con sed de venganza.

Con la temporada de béisbol a la vuelta de la esquina, los Lobos están jugando con determinación esta vez. Después de una temporada de decepción e insatisfacción, regresan al diamante con un solo objetivo: ganar un campeonato. A medida que el equipo concluye sus últimos juegos de la temporada de otoño, miran hacia la temporada de primavera con la venganza en el horizonte.

Bajo la dirección del entrenador del equipo de primera división, Andrés Sepúlveda, y el resto de su personal, los Lobos practican para mejorar sus habilidades y ganarlo todo. Sepúlveda trabaja con sus jugadores en todo, desde béisbol hasta problemas personales como la salud mental y cómo ser un adulto exitoso después de la escuela secundaria.

“Todos estamos en la misma página en cuanto a cuál es nuestro objetivo final, que es ganar el campeonato”, dice Sepúlveda. Agrega asegurándose de que sus jugadores estén preparados tanto para ir a la universidad como para seguir una carrera a tiempo completo.

Sepúlveda ve los cambios en el programa como algo claro desde que comenzó a entrenar en Van Nuys hasta el día de hoy. Tanto el campo como la cultura alrededor del equipo han pasado por importantes renovaciones bajo su orientación.

“Diría que es como el día y la noche desde que puse un pie en el campus debido a la cantidad de equipo que hemos acumulado a lo largo de los años, la calidad de los jugadores que hemos obtenido y el estándar que hemos establecido, especialmente desde que asumí el cargo”, dice Sepúlveda. “Tengo muchas más expectativas para el programa y los estudiantes en sí, especialmente con la experiencia que he adquirido a lo largo de los años, y eso es lo que estoy tratando de traer aquí”.

Tener una buena cultura y relaciones saludables entre ellos es tan importante como el talento y la habilidad en el campo. Aunque la alineación y las rotaciones de lanzadores han sido consistentemente sólidas, un vestuario tóxico puede deshacerlo todo, como sucedió el año pasado.

Al mirar la lista del año pasado, parece asombroso que un equipo así no tuviera oportunidad de llegar al juego por el campeonato, y mucho menos de quedar fuera de los playoffs en su totalidad. Sin embargo, tras bambalinas, las discusiones eran eventos diarios y llevaron a una mala química de equipo en el campo.

“El año pasado teníamos mucho talento, pero, por supuesto, no llegamos a los playoffs debido a la actitud y la cultura que era un poco tóxica”, dijo Johnny Hernández, capitán del equipo de segunda división (JV).

Los Lobos continúan trabajando en su química, como reconoce el capitán del equipo de primera división, Marvin Rivera. Sepúlveda menciona a Rivera como alguien que ha dado un paso al frente y ha liderado al equipo como debería hacerlo un capitán.

“Marvin es un jugador que estuvo lesionado el año pasado y no pudo contribuir en el campo, pero tan pronto como estuvo sano, se rehabilitó y volvió a trabajar”, explicó Sepúlveda.

La química del equipo mejoró inmediatamente cuando Rivera regresó. A lo largo de la temporada pasada, los jugadores a menudo comentaban sobre extrañar a Rivera, tanto como jugador contribuyente como persona con la que todos disfrutaban estar.

“No pude jugar el año pasado porque estaba lesionado, pero creo que muchos jugadores de primera división no se llevaban bien”, dijo Rivera. “Eso es en lo que necesitamos trabajar si queremos ganar este año”.

“Tan pronto como volvió al campo, puedes notar una inmediata atracción de los jugadores más jóvenes y los que regresan hacia él porque hace las cosas de la manera correcta”, dijo Sepúlveda. “No pone excusas ni se queja, y lidera con el ejemplo. Puede que no sea tan vocal, pero cuando sabe que los jugadores cometen un error, los llevará a un lado y hablará con ellos”.

Sepúlveda menciona brevemente a Kevin Mata y Edward Islas como otros jugadores que ha notado que han dado un paso al frente.

“Cada atleta tiene un tipo especial de herramienta de comunicación y tienen diferentes estilos de liderazgo”, dijo Sepúlveda. “Lo más importante para mí es que no quiero que los jugadores sean simplemente los mejores en el campo, sino que también tengan alguna cualidad de liderazgo. Estoy seguro de que hay innumerables jugadores que no he visto y no puedo mencionar en este momento, pero creo que es un gran paso entre todo el equipo mismo el hecho de que se están responsabilizando mutuamente y recordándose mutuamente cuáles son las expectativas. Creo que es un salto más grande este año en comparación con el grupo del año pasado”.

El capitán del equipo de primera división, Kevin Mata, y los capitanes del equipo de segunda división, Matthew Herrera y Johnny Hernández, también se encargan de mejorar la química del equipo.

“La cultura que tenemos y la familia que tenemos es mejor y hay mucho menos odio en el campo”, dijo Mata. “Podemos trabajar mejor como equipo en general y nueve de cada diez veces todos nos llevamos bien”.

“La cultura es definitivamente mucho mejor que la del año pasado”, dijo Hernández. “Este año lo estamos limpiando y somos más disciplinados”.

Sepúlveda cree que cambiar la cultura para mejor es tan importante como mejorar la habilidad del equipo.

“Cuando tenemos una cultura positiva y acogedora, sé que los jugadores pueden apoyarse mutuamente como hermanos y perseverar a lo largo de la temporada cuando rendimos al máximo, pero un simple error puede costarnos el juego y creo que eso es lo más importante con la cultura”, dijo Sepúlveda. “Incluso en mis días de jugador, eso fue un problema, y eso es algo que he notado a lo largo de los años mientras he entrenado aquí en Van Nuys. Mi mayor objetivo es cambiar la cultura, no solo aquí en el béisbol sino en el atletismo en sí”.

Con la salida de los seniors del año pasado y la llegada de freshmen y sophomores, el equipo tiene la oportunidad de mejorar las relaciones entre ellos. Aunque la lista es más joven que la del año pasado, el talento sigue estando presente.

Mata se toma muy en serio su papel como uno de los capitanes del equipo de primera división, cuidando de cada jugador dentro y fuera del campo.

“Es una posición importante”, dijo Mata. “Mi objetivo como capitán es asegurarme de que todos estén cómodos y todos crezcan como individuos, no solo como jugadores de béisbol”.

Un núcleo joven compuesto por el freshman Matthew Herrera y los sophomores Kevin Mata y Anthony Navarro, junto con veteranos como los juniors Joel Enciso, Joaquín Boche y Nate Renard y los seniors Edward Islas y Marvin Rivera, conforman un equipo excepcionalmente fuerte.

El equipo conoce el talento que tienen y, por lo tanto, tiene estándares tremendamente altos para sí mismos.

“No creo que estemos rindiendo porque deberíamos estar bateando mejor”, dijo Herrera. “Uno de nuestros jugadores conocidos por batear fuerte no está haciendo lo que se supone que debe hacer, y nuestro receptor de primera división no está bateando bien en este momento. Nuestro equipo simplemente necesita hacer ese ajuste y mejorar”.

Mata está de acuerdo con Herrera, diciendo: “Siento que no estamos produciendo de la manera que deberíamos, pero eso se debe principalmente a que no hemos tenido suficiente tiempo para ejecutar completamente lo que se supone que debemos hacer. No hemos jugado muchos juegos en la temporada baja, no hemos hecho mucho en absoluto todavía, y creo que simplemente estamos esperando que sea nuestro momento. Vamos a atacar todo”.

Aunque Sepúlveda espera mucho de sus Lobos, ve un progreso significativo con sus jugadores.

“En términos de la temporada baja, creo que estamos adelantados en mi plan sobre lo que necesitábamos trabajar”, dijo Sepúlveda. “Todavía hay cosas en las que necesitamos enfocarnos un poco más en los detalles en términos de la defensa, pero creo que nuestro impulso ofensivo aún no ha llegado. Todavía estamos bateando a un buen ritmo y nuestro pitcheo ha sido extremadamente bueno y ha superado nuestras expectativas un poco antes de lo normal. En términos de defensa, desafortunadamente no hemos tenido mucho tiempo en nuestro propio campo de béisbol. Especialmente ahora, ya que acaban de resiembra nuestro campo, no podremos enfocarnos mucho más en el lado defensivo hasta que tengamos luz verde para usarlo. Esta temporada en particular estamos un paso adelante en comparación con temporadas anteriores, así que tengo una mentalidad optimista de que lo haremos bastante bien y eso se llevará a los playoffs. Nuestra condición física, estar en el gimnasio y volver a ponerse en forma ha mejorado enormemente hasta el punto en que podemos ver que muchos de nuestros jugadores están alcanzando récords personales dentro del gimnasio y eso se está empezando a notar en el campo”.

Hernández está de acuerdo en que el equipo está en el nivel en el que debería estar en este punto de la temporada baja.

“Obviamente aún hay mucho espacio para mejorar, pero diría que donde estamos ahora es mucho más avanzado que el año pasado en este momento”, dijo Hernández. “Creo que podemos mejorar mucho más esta temporada”.

“Para volver atrás, creo que sería de día y de noche también”, dijo Sepúlveda. “Tenía un objetivo en mente para el verano de dónde necesitaba que los jugadores estuvieran en términos de habilidades y también del entorno entre el equipo de béisbol”.

Los juegos de la temporada baja no cuentan para el récord del equipo durante la temporada regular, por lo que Sepúlveda utiliza el tiempo para desarrollar a los jugadores individualmente. Los jugadores de primera y segunda división reciben suficiente tiempo de juego para asegurarse de que obtengan la experiencia que necesitan para prepararse para la temporada de primavera.

“Aunque no obtuvimos muchas victorias en el verano, lo vi más como una fase de desarrollo para que los jugadores comprendan cuáles son sus fortalezas y debilidades para que podamos avanzar como equipo”, dijo Sepúlveda. “Mi enfoque principal fue el lado del desarrollo y no tanto las victorias, y veo ahora que desde el comienzo del verano hasta ahora, el progreso ha sido de día y de noche dentro de cada jugador individual. Van y te dirán que ha habido un cambio drástico en su nivel de habilidad y sus expectativas”.

Aunque el equipo pone su sangre, sudor y lágrimas en mejorar el programa en su conjunto, recibe muy poco apoyo de sus compañeros y de la escuela en sí. Mientras deportes como el fútbol y el vóley reciben anuncios sobre los juegos, el béisbol, desafortunadamente, queda opacado por ellos.

“Siento que nuestra facultad y el departamento de atletismo no hacen un buen trabajo informando a la gente al respecto y en lugar de eso nos dejan de lado, dejando a la mayoría desinformada”, explica Mata.

“Siento que el béisbol se pasa por alto y la escuela no le da el reconocimiento que necesita”, dijo Hernández, coincidiendo con Mata. “La sección de estudiantes siempre está muerta, así que creo que promocionar más los juegos sería un comienzo”.

Además del apoyo por parte de la escuela, el programa de béisbol tiene problemas con la difusión en las redes sociales. La página oficial de Instagram para el béisbol se creó en agosto y ha acumulado solo 94 seguidores hasta el 1 de noviembre.

Mata explica por qué cree que la cuenta de Instagram no tiene el apoyo que debería.

“No nos publicitamos y no nos publicitan, así que la gente tiende a no preocuparse por el béisbol”, dijo.

El capitán del equipo de segunda división, Benjamin Rumball, señala los reels de Instagram como otra razón para el problema de apoyo.

“Necesitamos hacer reels porque usualmente así es como termino viendo a esos otros equipos”, dijo Rumball.

A lo largo de la temporada baja, el programa de béisbol ha puesto un tremendo esfuerzo en mejorar tanto sus habilidades como la química del equipo en comparación con años anteriores. Con la ayuda del entrenador Sepúlveda y el resto de su personal, el equipo tiene como objetivo terminar el trabajo y ganar un campeonato este año.

Leave a Comment
Donate to The Mirror
$360
$20000
Contributed
Our Goal

Your donation will support the student journalists of Van Nuys Senior High School. Your contribution will allow us to purchase equipment and cover our annual website hosting costs.

About the Contributor
Rogers Levitt, Staff
From playing Mozart’s sonatas on my upright Yamaha to watching a baseball soar into the bright day sky from my bat, I’ve always been driven to be the best. As a rookie journalist, I aspire to take my same dedication to become a noteworthy and dependable writer. With every story, I will report facts in an entertaining fashion with the hopes of drawing readers. When I am not honing my journalistic craft, I can be found at my piano, on the Van Nuys baseball field, or in my kitchen elevating my homemade ramen.
Donate to The Mirror
$360
$20000
Contributed
Our Goal

Comments (0)

Comments are encouraged and appreciated. All comments are moderated. Please limit all comments to the topic of the post. Observe proper online behavior rules: No name-calling, profanity or personal attacks. ALL inappropriate content will be immediately removed.
All The Mirror Picks Reader Picks Sort: Newest

Your email address will not be published. Required fields are marked *